¿En qué se gasta el Quecha su tiempo?

•abril 12, 2009 • 3 comentarios

Como saben, el compañero Quecha pasa largo tiempo de su vida pegado a una computadora, pero también a veces necesita despabilarse un poco… ¿Cómo lo hace? He aquí la respuesta… :p

100_1478

Ociosidad de la Corte sobre Oaxaca

•marzo 26, 2009 • Dejar un comentario

Mis estimados cobaítos, acá les dejó una noticia que nada más nos muestra que no se puede confiar en la justicia de este país. Los ministros hacen análisis donde abordan las violaciones de las garantías individuales, pero no van a fincar responsabilidades, ¿por qué? Sólo ellos sabrán porque tampoco se dignaron a contar completo el documento que están analizando.

Entonces este análisis va a quedar como un bonito estudio académico, que puede ser tomado en serio o a chacota, pues del papel no va a pasar, justo como pasó con el análisis que hizo la CNDH sobre las mentiras de la PGR en la investigación de la muerte del periodismo Brad Will.

Seguro muchos culpables nada más se están riendo allá en Oaxaca. Sale.

Magistrados dejan entrever violaciones graves en Oaxaca

La comisión que se encargó de investigar los conflictos magisteriales, políticos y sociales que se vivieron en Oaxaca durante el 2006, dejó entrever que se cometieron violaciones graves a las garantías de la población, al presentar ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación el informe de la investigación que realizaron en torno a este caso.

Los magistrados Roberto Lara Hernández y Manuel Baraibar Constantino aclararon que en su reporte no “se adjudican responsabilidades, sino únicamente se identifican a las personas que participaron en los hechos calificados como graves violaciones a las garantías individuales”.

Pero salvo este punto, los magistrados no dieron a conocer más datos del contenido del informe que le entregaron al presidente del máximo tribunal del país, el ministro Guillermo Ortiz Mayagoitia.

Los encargados de investigar la actuación de las administraciones del gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, y del ex presidente Vicente Fox, Roberto Lara Hernández y Manuel Baraibar Constantino, se limitaron a leer ante los ministros del máximo tribunal una síntesis de sus indagatorias en la que indicaron que el informe que entregaron consta de 39 tomos, con un total de 6 mil 600 páginas.

En cambio, lo que sí hicieron fue explicar qué datos son los que no contiene su informe, porque sus actuaciones, aclararon, “no tuvieron el propósito de recabar la información y la documentación pertinente como si se tratara de actuaciones de naturaleza penal, de procuración de justicia o de un organismo protector de derechos humanos”.

“Tampoco -aclararon- se trató de reproducir las actividades que en su momento llevaron a cabo instituciones protectoras de los derechos humanos y órganos públicos encargados de la procuración y administración de justicia, aun cuando se obtuvo su colaboración y se analizó la información y documentación que proporcionaron, pues igualmente se tuvo claro que la finalidad de esta investigación es la protección de las garantías y derechos fundamentales de la sociedad en su conjunto”.

Ante el Pleno de la Corte, Roberto Lara y Manuel Baraibar, dijeron que “dentro del conjunto de acontecimientos que alteraron el orden público y la seguridad en la ciudad de Oaxaca y la zona conurbada”, se encargaron de investigar los siguientes cuatro puntos:

a) La probable violación de garantías de personas físicas determinadas, especialmente vida e integridad corporal, inviolabilidad del domicilio, libertad personal, respeto al derecho de propiedad, entre otras;

b) La probable violación generalizada de garantías individuales, especialmente libertad de tránsito, libertad de trabajo y derecho a la información.

c) Los probables excesos de las fuerzas policíacas municipales, estatales y federales; y

d) Las probables omisiones o pasividad del as autoridades municipales, estatales y federales para restaurar, mantener el orden público y la seguridad en la zona de que se trata. Seguir leyendo ‘Ociosidad de la Corte sobre Oaxaca’

¿Es necesario que los civiles tengamos armas?

•marzo 11, 2009 • 1 comentario

Acá un texto muy interesante sobre la visión del crimen en Estados Unidos. Se agradecen comentarios:

Disparar es un deporte familiar

CRÓNICA- Milenio Semanal

643231-ak-47-2I
El hombre del pelo a rape y las cadenas de oro en el cuello y en las muñecas, y en los dedos de las manos, te dice que te lleves ese cuerno de chivo con el que has estado jugueteando todo este tiempo. Irrumpe y escuchas. Él te dice que es estadounidense y tiene una licencia de conducir del Estado de Texas, lo suficiente para comprártelo a cambio de 40 dólares extras que tendrías que darle a él. Dudas. Él dice que no tienes por qué preocuparte, que pasar armas a México es lo más fácil del mundo. Mucho más sencillo incluso, que comprar un AR-15 en Texas. Hay dos maneras, te explica con tono pedagógico: Si es por mayoreo, existen redes bien establecidas para ese tráfico, tanto que nomás les falta ser legales. Todo en Estados Unidos es una industria, apunta, mezclando ahora el tono didáctico con uno más sabiondo, y un poco altanero. No te agrada. Para acceder a esas redes, como todo, hay que preguntar, sigue contando. Él está en lo suyo. Debes preguntar una, dos o tres veces, pero no más. Y cuando tu preguntas, siempre encuentras gente dispuesta para todo. Pronto aparece el contacto y en menos de lo que piensas, las armas que has comprado en esta Feria de Armas de Fort Worth, Texas, estarán en camino a tierras mexicanas. Luego se calla y te mira bien a la cara –te das cuenta de que tiene una cicatriz en el mentón- y de alguna forma poco misteriosa se da cuenta de que tu no quieres un arsenal. Por ahora. Algo te delatará para que él termine de darse cuenta de que tu eres nuevo en este mundo del “Gun Show”, así es que ahora te habla de la segunda forma de llevar armas de Estados Unidos a tu país. La más idónea en tu caso: “La forma homiga”, dice. Tu piensas que si esa es la que te recomienda, hace un momento, cuando te veía a la cara y tu le veías su cicatriz del mentón, él te estaba imaginando como una hormiga. Dejas pasar, ni modo que qué. Él sigue hablando. La mujer que te acompaña se hace la desentendida. Parece que en algún lugar aprendió esa máxima muy de moda en México: “Ver, oír y callar, si quieres vivir”, aunque te parece que ella es un tanto extremosa, quizá hasta fundamentalista en la aplicación de las leyes del narco. Se aleja. Ni siquiera se queda a oír lo que dirá el hombre del pelo a rape y las cadenas de oro en el cuello y en las muñecas, y en los dedos de las manos. No quiere comprometerse con nada, nadita. Tu comprendes: quien sabe cómo ha aparecido en esta historia, aunque tenga un arma en su casa y esté dispuesta a usarla si alguien hace algo contra alguna de sus dos lindas hijas, rubias y con los cabellos rubios siempre brillantes y sedosos. Antes de que él siga, tu preguntas por el AR- 15. El se incómoda. Lo mejor es el cuerno de chivo. El AR-15 se descompone mucho. Necesita mantenimiento constante. No te equivoques. Elegiste bien en un principio. El cuerno de chivo es el que se usa en Estados Unidos y en México. Los excéntricos, los pobres y alguno que otro loco, compra AR- 15. Un día de estos los van a descontinuar. Pero mientras tanto, un AR-15 es más barato. Cuesta 850 dólares, frente a los 1 mil 500 del AK. La pistola 9 milímetros vale 500, una 38 super, 520 y la Magnum 357, 300 dólares. Para pasarlo el Cuerno de Chivo a México –te explica al fin- lo que debes hacer es separar el rifle en varias piezas. Su cargador, su mirilla, sus mangos, su punta, el gatillo, el cañón, todo. Luego vas a tener que pasar dos o tres veces por la aduana, con cada una de las partes. Si te hacen pasar por el lector especial, no habrá problema porque no registrará ninguna arma. Tu no llevas un arma de hecho. Y si te detienen y la ven, no hay castigo importante, porque, recuérdalo, tu no llevas un arma. Después de pasar a México todas las piezas, hay muchos armeros en cualquier ciudad fronteriza. Y sino quieres pagar más, hasta por internet puedes aprender a armarlos. Deberías animarte, te dice. Tu escuchas.

II
En las oficinas de la PGR en la ciudad de México, un funcionario de esos acreditados para hablar pero que no les gusta que los cites cuando escribes lo que te dicen, te explica que las armas que usan los sicarios al servicio de los cárteles de la droga para hacerle la guerra al gobierno de México, no son conseguidas a través de un sofisticado entramado de traficantes o mediante la contratación de los servicios de mercenarios internacionales. Que la forma en la que se arman los ejércitos del narcotráfico es mucho más simple: que lo hacen principalmente a través de Ferias populares y públicas que se celebran con regularidad en la frontera de los Estados Unidos, donde “cuernos de chivo”, rifles AR- 15 y pistolas Beretta, entre muchas otras armas de alto poder prohibidas en México, son compradas por ciudadanos norteamericanos a los que sólo se les pide una copia de su licencia de conducir como requisito. Luego, el funcionario, mientras toma la taza de café número veinte del día, te entrega un manojo de papeles que él llama documento oficial de la Procuraduría General de la República sobre “Tráfico de armas México- USA”. Echas un vistazo. En Estados Unidos no hay grupos clandestinos que vendan armas, ya que a lo largo de toda la frontera norte de México existen más de cien mil permisionarios que las venden legalmente, en negocios preferentemente constituidos, o a través de las llamadas ferias de armas “Gun Shows”, que de la misma manera operan a lo largo de la frontera”. El “documento oficial” sigue contándote que la modalidad preferida de los traficantes de armas es comprarlas a ciudadanos americanos o residentes legales a cambio de una cantidad determinada de dinero. Luego las armas se pasan de los Estados Unidos ocultas en vehículos terrestres, en las llantas de refacción, respaldo de asientos, oquedades fabricadas en las carrocerías. Después de comprar el armamento en ferias y tiendas de armas, los traficantes las internan al país a través de 19 cruces de paso formales y de los incontables cruces informales que existen a lo largo de 3 mil 152 kilómetros de frontera común entre México y Estados Unidos. Los aseguramientos más significativos se realizan (no en la aduana) sino en México, como resultado de enfrentamientos entre grupos antagónicos, cateos o hallazgos”, reconocen las personas que escribieron este documento que lees, aunque resaltan que existe el establecimiento de enlaces México- Estados Unidos para el intercambio de información, en tiempo real, para la realización de acciones en caso de la detección de introducción de armas de fuego en proceso y para el rastreo del armamento asegurado.

III
No deja de sonreírte y de ser amable contigo en ningún momento. Tiene un sombrero color marrón y una falda que casi le llega a los pies. Hace ya mucho tiempo que cumplió quince años. Es pequeña de estatura y tiene la voz ronca, como si fuera hablara otra persona a través de un su frágil cuerpo. La verdad es que te sorprendió que sea la presidenta de la Asociación Nacional del Rifle en Fort Worth, Texas. Esperabas a un tipo de 1.90, rubio, de pelo lacio, bigote y barba estilo ZZ -Top y algo gordo, pero no. Ella es la que te está explicando por qué en Texas es más fácil para un jovencito comprar un Cuerno de Chivo en un Gun Show que tomarse un trago en un bar, cuando no se han cumplido 21 años. Te habla sobre la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense. Usa palabras de diputada o algo así. De hecho hace política contigo. Tu ya no quieres más rollos de políticos, por eso te has interesado en temas de violencias. Le dices de tajo que en México hay más de 5 mil asesinatos en un año y que las armas con las que se cometen la mayoría de estos actos, se compran en ferias de armas como en la que estamos, donde hay letreros por todos lados, que dicen “Disparar es un deporte familiar”. Ella sigue sonriendo contigo, sigue siendo amable, aún y cuando tu te exasperas un poco. Esperas que alguna mueca extraña pero no la encuentras. Los criminales siempre van a encontrar la forma de conseguir armas, te dice, con su voz ronca y calmada. Luego pregunta que quién tiene legalmente las armas en México y se responde a si misma que la policía, que ellos son los que tienen las armas. Vuelve a preguntarte: ¿Y ellos son buenos o son malos? No lo sabemos. ¿Qué pasa entonces? Que las personas malas son las que tienen las armas y las personas buenas en México no tienen armas, no tienen ese derecho a defenderse de las personas malas. Si alguien se mete a tu casa, viola a tu esposa, mata a tus hijas, ¿qué puedes hacer?, ¿sólo ver? Tu escuchas con mayor atención. Ya no te estás hablando una diputada, no cabe duda. Un adolescente pecoso aparece de repente en el módulo de la Asociación Nacional del Rifle. Ella detiene la explicación que te estaba dando. Se muestra igual de amable con el pelirrojo recién llegado con una bolsa de plástico, dos pistolas y unas cuantas cajas de municiones que le acaba de obsequiar su padre como regalo de cumpleaños. Lo registra como miembro de la Asociación. Será el número 4 millones y algo de esta organización. Cuando el mozalbete se va, preguntas que por qué es importante el derecho a usar armas o algo por el estilo. Ella, la sonriente, responde que mucha gente en Estados Unidos usa armas desde hace mucho tiempo y que una vez que le quites las armas al pueblo de los Estados Unidos, el pueblo de los Estados Unidos estará a merced de que haya un gobierno tiránico y que la gente esté subyugada. Otros países que no permiten el uso de armas, no son una democracia. Sudamérica tiene la idea de que el gobierno es el que controla a la gente, y no la gente al gobierno, porque la gente no puede defenderse. Y es por eso que todo mundo quiere venir acá a Estados Unidos. Luego para de hablar y de tu voz sale algo así como: ¿No cree que el uso de armas es algo peligroso? Ella contesta: Yo en mi cocina tengo cuchillos y no he matado a nadie. No es la pistola o el rifle los que matan, sino las personas. En cualquier taller hay una sierra, un martillo, herramientas que son muy peligrosas si las usas con maldad. Pero sino, ayudan mucho a la gente. Los países donde no hay armas es porque la gente no tiene cómo defenderse en su casa de los criminales. Y los criminales siempre van a portar pistolas, aquí y en donde sea.

FUENTE

Yo soy Jacinta

•marzo 5, 2009 • Dejar un comentario

Estimad@s lectores. Acá les traemos una de esas notas que de verdad dan coraje. Es de Ricardo Rocha. Échenle un ojo:

foto_yosoyjacintaY ella es una mujer indígena, otomí, de 42 años. Acaba de ser sentenciada a 21 años de cárcel. Aunque usted no lo crea, por el secuestro de seis agentes armados de la AFI. Sí, leyó usted bien. Fue acusada con otras dos mujeres. Un juez la halló culpable porque, para él, la prueba presentada por la PGR fue contundente: una fotografía de un diario local donde aparece Jacinta asomándose al borlote de lo que pasó en su pueblo hace tres años ya.

El 26 de marzo de 2006 seis AFI llegaron amenazantes y sin uniforme a Santiago Mexquititlán, en Querétaro. Ahí, en el tianguis, Jacinta y sus compañeras vendían aguas frescas. Llegaron los agentes y comenzaron con destrozos, despojos y exigencias de tributo con lujo de violencia quesque por hallar mercancía pirata. Fuenteovejunescamente, los pobladores cercaron a los intrusos para exigirles identificación y la orden que justificara su proceder. Éstos se negaron, pero también se rajaron. La tensión crecía y comenzaron los gritos de protesta y justicia de la gente por tanto abuso. A llamado de los intrusos se apersonaron un agente del MP y el jefe regional de la AFI. Prometieron reparar los daños con mercancía decomisada —más bien robada— de otros tianguis, de otros pueblos. Ante la negativa popular se comprometieron a compensarlos con dinero. Se fueron y dejaron “en garantía” a un agente que no fue molestado. Regresaron a las siete y pagaron lo pactado.

Pero se la guardaron al pueblo. Y se desquitaron con Jacinta, a la que el 3 de agosto llevaron con engaños a la ciudad de Querétaro. Ahí la acusaron falsamente; ahí la juzgaron de inmediato en español, cuando sólo hablaba otomí; ahí presumieron su culpabilidad antes que su inocencia; ahí la tienen presa; ahí la sentenciaron a 21 años de prisión; ahí le destrozaron la vida y a su familia.

Así, Jacinta es una víctima más de la intolerancia rabiosa que caracteriza a los gobiernos panistas como el que ahí encabeza Francisco Garrido Patrón, que no ha movido un dedo en defensa de una de sus gobernadas. ¿Cómo si es una india de pueblo?

Así se repite la historia de la furia discriminatoria y racista de los poderosos en este país. Como cuando se les inventaron delitos a Rodolfo Montiel y Teodoro Cabrera, indígenas ecologistas de Guerrero que lucharon contra los caciques talamontes. Una vez más el menosprecio inhumano que nos avergüenza en la memoria de doña Ernestina Ascensio, abusada y asesinada por militares y muerta por diagnóstico presidencial de gastritis crónica. Nomás acordémonos de Aguas Blancas y Acteal. De Atenco, condenados a más de un siglo de cárcel por defender sus tierras. Otra vez la más brutal represión de estos gobiernos contra los que se atreven a alzar la voz ante las injusticias.

Hay ahora un movimiento encabezado por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, al que me sumo gustoso, para exigir juicio justo y liberación de quien sólo ha cometido tres grandes pecados en este país: ser mujer, ser indígena y ser pobre. Por cierto, se llama Jacinta Francisco Marcial. Y yo soy ella.

PD. ¿Esto también es falso, señor Medina Mora?

Si les interesa participar, pueden mandar una carta al juez que la metió al bote. Saludos.

Lo más buscado en el blog…

•febrero 27, 2009 • 1 comentario

Qué será lo que más se busca en este blog… Quizá sean las fotos de las dulces, delicadas y bellas chicas que amablemente nos enviaron sus fotos… O esas extrañas aportaciones que a veces hace el Chente, Quecha o el Kay… Pero, como dice la sabiduría de internet… NI MERGA… lo más buscado es “ver calzones”, un tag que pusimos en la foto del Kay cuando trató de ver las delicadas prendas íntimas de Maribel Guardia de un cartel del AU. Pero bueno, le daremos gusto al gusto… Ja ja…

calzones2

calzones-japoneses

Una gran película: Slumdog millionaire

•febrero 25, 2009 • Dejar un comentario

Para todos aquellos que les gusta el buen cine, pero cabrón y no mamadas, acá les dejamos la película Slumdog millionaire -Quisiera ser millonario-. Véanla en cine, es un privilegio de nuestra época. Saludos!

Primera parte del archivo

Segunda

Tercera

Cuarta

Quinta

Información

Calidad: DVDRip
Resolución: 640×272
Tamaño del archivo: 432 mb
Formato: RMVB
Duración: 01:57:20

De vuelta con entrevista interesantísima sobre cocaína

•febrero 24, 2009 • Dejar un comentario

Volvemos al blog luego de una larga, muy larga temporada de descanso. Y te traemos una entrevista muy interesante a propósito de esta lucha contra el narco, que sirve para posicionar a un presidente débil -unos le dicen espurio- y que su gobierno no se caiga en el vacío de su impotencia política.

¿De dónde viene la cocaína? ¿Cuál es su historia? Acá te dejamos una entrevista del periodista Diego Osorno con un experto en el Tema. Saludos!

001Nueva York.- Un sarape con la Virgen de Guadalupe, alebrijes de Oaxaca y objetos de Perú reposan en la casa de Paul Gootenberg. Pero lo que predomina en el hogar de este estudioso de la cocaína son discos de vinilo, atesorados por el historiador en viejos muebles que cubren paredes enteras. El repertorio abarca desde Bob Dylan hasta grupos mexicanos. En su casa en Brooklyn, donde las calles permanecen cubiertas de nieve, Gootenberg recibe a MILENIO Semanal. Acaba de publicar el libro Andean Cocaine: The Making of a Global Drug.

DEO: ¿Qué papel jugó México en el origen de la cocaína?

PG: Durante los años cincuenta, los chilenos usaron a México como una escala hacia Estados Unidos. Había muchos aliados en la mafia mexicana, sobre todo algunos turcos, pero el movimiento fue más importante después del 59, con los cubanos.

Muchos cubanos se fueron a México expulsados por la revolución y algunos crearon fábricas de cocaína durante los sesenta. Según nuestra investigación, esos cubanos enseñaron el secreto de la cocaína en México, sobre todo a los norteños.

DEO: ¿Chile como potencia del narcotráfico?

PG: Esto es casi desconocido. Después de la Segunda Guerra Mundial empezó el predominio de la droga ilícita; primero en Perú, luego en Bolivia. Después del 52, con la revolución boliviana, fue cuando se empezaron a crear plantas de cocaína y los que comercializaron más que nadie fueron los chilenos del norte, en especial familias de turcos. La Wasab Hart era una familia muy grande; los más grandes comerciantes de cocaína de los años cincuenta. De Bolivia pasaban a Chile, de ahí a Cuba y a Estados Unidos y, algunas veces, a México

DEO: ¿A través de qué ciudades de México?

PG: No sé exactamente. Por la frontera en general. También se usaban los bancos y mediante familias mexicanas. Tengo algunas páginas en el libro sobre la ruta de México, pero era muy diversificada. México no era lo más importante en ese momento, lo era Chile. Seguir leyendo ‘De vuelta con entrevista interesantísima sobre cocaína’